EL TROVO-I

 

NOTA.- Esta página es del año 2000.

NOTA. Esta página es del año 2000

º

 

 

CHARLAS TROVERAS

 



PARA JOAQUÍN EL PALMESANO Y ROCA SEGUNDO

(En el merecido Homenaje que le rinde su pueblo de La Palma)

 

 

PALMESANO

 

Es Joaquín “El Palmesano”,

Sánchez Sánchez, de Apellidos

entre los más distinguidos

hombres de un pueblo cristiano.

Y es que en el terreno humano

ganó los dones que tiene,

y destacarlos conviene,

ante quien no le conoce

porque es muy justo que goce

del prestigio que mantiene.

 

Yo le sentí “Hijo Adoptivo”

cuando empezaba a trovar,

aunque lo pude apreciar

siendo ya un trovero activo,

y me dije: ¡Buen motivo

para apadrinar al hombre!

Pues si yo alcancé renombre

por mi larga actividad,

él es la continuidad

para que el trovo se alfombre.

 

Buen hijo, padre y esposo,

halló en su mujer Lolita

la compañera exquisita

para un vivir amoroso.

Y para su buen reposo

en el tiempo venidero,

Dios, que es Padre y Justiciero,

les ha dado cuatro hijas

honestas, guapas y fijas

en ellos, . ¡ qué son su esmero

 

Termino…Sin olvidar

que hoy es el día de Lolita,

cuando a la Virgen Bendita

Cartagena sabe honrar.

La quiero felicitar

desde el fondo de mi alma:

Si en el pueblo de La Palma

se ha desenvuelto su vida,

¡qué en esa tierra querida

nunca se altere su calma!

……….

ROCA SEGUNDO

 

También con Roca Segundo

me tengo que repetir

para en lo mismo

insistir

con el amor más profundo.

Es otro valor fecundo

en el suelo palmesano

y yo, su Tio-Primo-Hermano,

veo en él que nuestro apellido

sigue firme y aguerrido

en el TROVO soberano

 

José Asensio y su Maria,

así era mi esposa bella,

(que de igual forma que ella

por Marujica entendía).

Ella se me fue un mal día,

pero la vida es así.

Y yo ahora estoy aquí

con ellos y mis ahijadas

que fueron apadrinadas

por mi mujer y por mí.

 

 Ángel  Roca



 

PARA GRABAR EN EL ESTUDIO DE D. JOAQUIN GRIS (Murcia)

 

Trovos de ayer y de hoy

brotan en la voz del cante,

que para eso aquí estoy.

Isabel, voz elegante

y yo que su fuente soy.

.

Musa al aire, y la guitarra

acompañando el compás,

que al alma se nos agarra

porque ese dulzor que narra

en la belleza ahonda más.

.

Que no es rimar por rimar

el trovo de largo alcance

trovo es sentir y pensar

y así conseguir que avance

en la musa popular.

.

Lo bullanguero y chistoso

trovo no debe llamarse,

una cosa es ser gracioso

y otra es querer adornarse

de un lenguaje indecoroso.

.

Si entre cien espectadores

unos pocos oírnos saben

desecharan los errores

y serán embajadores

que el trovo futuro alaben.

.

Un pensamiento logrado

por un ágil repentista

queda en el alma insertado

y hasta se ve rebrotado

en la obra de un artista.

.

Siempre el trovo fue cultura

entre los grandes troveros

que supieron darle altura

relegando la basura

para uso de rutineros.

.

Porque el trovo verdadero,

tuvo mucho que decir,

de siempre en el mundo obrero,

fue el doloroso sentir

del campesino o minero.

.

Jornadas de sol a sol

sin legislación social

para el obrero español,

y en la mina ocurría igual

y por lumbrera un farol.

.

Para ello teniendo en cuenta

su grandeza original

yo considero una afrenta

oír una copla infernal

que al trovo no representa.

.

Guajira

Ser hondo al par que sencillo

pensador sin presumir

de vanidades rehuir

y brillar sin buscar brillo.

Volar como un pajarillo

sobre los cielos del arte

sabiendo que el estandarte

de nuestro mundo trovero

es un eterno lucero

que al mundo su luz reparte.

.

TROVO

pulsa el trovero su lira,

soñando cielos y mundos,

son del tiempo los segundos

la carcel donde respira.

1ª quintilla

 

Cual ruiseñor VOCINGLERO

que sueña, canta y delira

a la orilla del sendero,

saludando al pasajero

PULSA EL TROVERO SU LIRA

.

Su espíritu  en vuelo leve

concibe sueños profundos,

su canto a nadie conmueve

y canta sobre la nieve

SOÑANDO CIELOS Y MUNDOS.

.

Su fuente de inspiración

le ofrece cauces fecundos,

pero, en forzada prisión,

su estrecho campo de acción

SON DEL TIEMPO LOS SEGUNDOS.

.

Cautivo en el área escasa

del tiempo que raudo gira,

a su pensamiento tasa,

es el minuto que pasa

LA CARCEL DONDE RESPIRAR.

.

Finalmente la gran quintilla

de Ángel Roca, de alcance internacional.

 

TROVAR EN SABER UNIR,

EL VERBO Y LA INSPIRACIÓN,

SABER PENSAR Y SENTIR

Y EN BELLO CRISOL FUNDIR

PENSAMIENTO Y CORAZÓN.

.

Ángel Roca

 

Estudio de grabación de D. Joaquín Gris Martínez

C/Mayor, 24  30162.- Santa Cruz (Murcia)



 

PEDRO PEREZ ROS

“CANTARES”

 

   Pedro Pérez Ros “Cantares”, el del filarmónico apodo, como le llamara el trovero “Castillo”, fue un hombre bueno, excepcional, que a cuestas con su vida azarosa y bohemia, vivió su existencia, dentro de sus escasas posibilidades como quiso vivirla, y digo esto porque me consta que sus sobrinos y familiares le querían mucho, que le esperaban para darle cobijo, aunque él, iba u no iba. Hizo de su vida un mundo aparte y conectaba con todo tipo de personas de distinta índole y naturaleza. Como no disponía de folios para sus escritos, salvo en raras ocasiones, se nutría del papel de estraza de envolver los alimentos que recogía en la gran tienda de ultramarinos que tenia en la calle del Carmen, D. José Balsalobre. En mi casa y en otras donde era estimado, acudía a darle clases de matemáticas a mi hijo mayor Ángel José, llegando a tanta altura, como pedagogo, que pudo haber sido un profesor eminente. Mi hijo conserva de él una fotografía, hecha el día de su primera comunión, en la que Cantares” lo eleva, cariñosamente en sus brazos y le dejó un poema escrito, del que más adelante daré lectura, donde revela su clase de autentico poeta y el dolor que le causó la vida. Maruja, mi esposa, que ya cruzó las fronteras del más allá, le encantaba verlo entrar por casa, ya que todos observábamos la ilusión de nuestro hijo por escuchar sus razonadas lecciones. Tal es así,  el interés que despertó en mi hijo, que quizás muchos de ustedes duden de mis palabras, pero el niño a sus ocho años hacía raíces cuadradas  y tal fue el empuje didáctico de su niñez que a los 21 años, estaba licenciado en medicina y cirugía, el más joven, en España, en esa licenciatura.(todo ello perfectamente comprobable).

   Yo, de su vida particular, no se mucho, solo algunos retazos de ella, de la que seguramente sí podrán darnos razones sus familiares directos.

   En el mundo del trovo, antes de nuestros contactos puedo contar algo que os lo diré. Aparte nuestras grandes veladas, que gracias a Dios quedaron escritas, ya que un primo hermano mió, Juan Caballero, anotó muchas de ellas, de las que también daremos noticias, así como de sus grandes trovos y poemas.

  Así me contaba que su padre, “El Tio Cantares” era muy amigo de Marín y también era un troverillo de segunda fila.

De esta manera por Galifa y Canteras andaba de boca en boca una de sus coplas a una perra que le mataron:

Pobre Perra de “Cantares”,

que vino a capitular,

jueves santo en “La Malena”,

a manos de un criminal.

  El, “Cantares”, hijo, seguía las veladas troveras de Marín y en una de ellas se atrevió a dirigirse, desde el público, al maestro y Marín, hacendosamente, pero a su estilo, le respondió:

 

Cállate ya, Periñán,

ponle freno a tus afanes,

donde las toman las dan:

Tu padre sabia hacer pan

y tu ni coplas ni panes

-

  ¡ Pero que equivocado estaba el gran Marín, en cuanto al progreso lírico de aquel jovenzuelo! “Cantares supo recoger su herencia y transmitirla a los otros, pero con más  escuela, y de ello yo, puedo dar fe y la doy. “Cantares era más bien lento y pausado en las respuestas de sus versos troveros, pero, naturalmente por imprimirle a todas sus estrofas un contenido limpio, académico, hasta entonces desconocido. Por ello, en mi caso, después de recibir sus consejos e instrucciones, ampliadas más tarde con el genial poeta D. José Rodríguez Canovas, cofundador con Carmen Conde de la Universidad Popular de Cartagena (masacrada y destruida después por ……..), con las normas recibidas de “Cantares” y la ampliación de Rodríguez Canovas, nuestras veladas alcanzaron un nivel poético que contrastaba con los versos de nuestros oponentes, que permanecían estáticos, inamovibles sin ningún avance digno de mención.

  Según mis referencias, fue funcionario de correos, no sé con que graduación, y en estas circunstancias alguien curso un parte a Madrid que dio lugar a una detención triste  de una determinada persona y que atribuido a él le llevó a prisión durante largo tiempo, de la que al fin fue liberado cuando se subsano el error de la grave equivocación cometida, que se cebó en él por haber tenido en la guerra algún cargo de responsabilidad.

   Después ocurrió lo de la muerte de su hijo Paquito, en el seminario, la  separación de su esposa y el caso de su hija Leonor, que quiso ser artista y con el nombre de Nita Liber, recorría los escenarios de la región. Según mis noticias, no se si fiables, Leonor unió su vida a otro joven artista e intelectual, llamado Pedro Beltrán, que, ya separado de Leonor y trasladado a Madrid, entró a formar parte del mundo del cine, del que ha sido muy bien considerado como guionista hasta su fallecimiento hace tres o cuatro años: Entre sus guiones destaca “EL MISTERIO DE LAS TRES COPAS”, basado en un hecho real, aun no resuelto todavía.

  Yo, desconocía esta unión de Beltrán y Leonor, sobre todo que al comienzo de la Semana de Cine Naval y del Mar, ( para la que compuse un himno) me visitaron varios de los artistas que intervenían en las películas, entre ellos Pedro Beltrán, y cuando el director de la Semana, Enrique Escudero, entonces alcalde de Cartagena, le dijo que yo era trovero y poeta y se habló de “Cantares”, Beltrán no hizo ninguna mención a él, aunque seguro que tuvo que retraerlo a sus recuerdos con Leonor.

  Yo, no supe más de este caso, después me dijeron que se había marchado a Méjico, y que en el país Azteca vivía, se había casado, con un mejicano de buena posición y que tenía uno o varios comercios de su propiedad.

      La sorpresa me llegó el 26 de Agosto del año 1977 cuando se encontró conmigo para recabar datos de su padre que le eran necesarios para su desenvolvimiento en Méjico. Venía acompañada de una bonita niña de unos 7 años, que me dijo era su hija. (Cualquiera que haya pasado la vista por mi libro “EMBAJADA DE LA ALEGRIA”,-página 66- habrá comprobado que la imagen de Leonor, es un puro retrato de su padre, aunque “Cantares” se murió sin saber nada de ella. Se trata de una fotografía que yo mandé que se le hiciera, donde figuran, padre e hija, junto con el entonces Alcalde de Cartagena, D. Bernardo García Pagán, y los troveros, “Repuntin”, “Conejo II, y Ángel Roca. Ocasión que yo aproveché para pedir una calle en Canteras con su nombre y que se consiguió.

    Y en esto doy paso a mis libros sobre el trovo, iniciándolo con el llamado “Embajada de la Alegría”, un viaje magnifico que hicimos ambos a Valencia y Castellón de la Plana y de regreso por Alicante.

   El viaje fue organizado por D. Federico Trillo , padre, entonces alcalde de Cartagena, después Gobernador Civil de Cáceres, de Teruel, de Burgos y Zaragoza, volviendo a su mundo militar, llegando a ser ministro Togado de la Armada. Salimos de la puerta del Ayuntamiento en dos turismos, en el primero viajaban, el Sr,. Alcalde, su hijo Federin (como le decíamos nosotros) , el inspector de enseñanza primaria, D. Ginés García y el secretario de prensa, Zarco Avellaneda, en el segundo coche, íbamos Morenito de Levante(q.e.p.d.), Antonio Piñana, maestro de la guitarra, Pedro “Cantares” y yo. Hicimos la primera parada frente al peñón de Ifat en la famosa venta de La Chata, del Rincón de Altea y allí nos pidió el Alcalde nuestros primeros versos.

 

“Cantares”

Si la inspiración me flama,

buen alcalde le diré

con voz que trova y declama

que en mi vida contemplé

tan precioso panorama.

 

  Y, como no, detrás yo:

 

¡Del aire puro que orea

el mar, el pecho se inflama!

Como el alma se recrea

contemplando el panorama

de la Belleza de Altea..

 

   Y seguimos adelante a todo correr. Se me olvidaba decir que al mismo tiempo, de La Unión partía otra caravana en la que viajaba su alcalde, mi gran amigo Esteban Bernal Velasco, el cantaor Pencho Cros, Asensio Saez, primer Teniente de Alcalde, y Antonio Fernández, el viejo guitarrista, Patriarca de todos los Fernández. Ya que el caso era que D. Federico había de ser en el famoso Salón Dorado de la Lonja en Valencia, el pregonero de todo el folklore regional.

    Por nuestra parte atrás nos iban quedando los grandes pueblos Gandia, Sueca, Oliva y Cullera.

     Opero ¿qué pasa, , se come o no se come? dijo alguien y llegando a Saler, dijo el Alcalde: ¡Basta, a comer! y allí, ante la paella valenciana, a “Cantares, mas hambriento que “Carpanta”, se le salían los ojos y observado por el alcalde, le dijo:

   “Cantares, al ataque, pero antes, tu copla.

     Y aquí el genio y la gracia del maestro:

 

 

“Hora es de meterte mano

que ya las tres van a ser,

y estoy, arroz valenciano,

con más ganas de comer

que bajo un puente un gitano”

 

   Yo, miraba el arroz y al mismo tiempo las bonitas piernas de la sirvienta, y claro, así salio mi copla:

 

“Si Usia no me toma en cuenta

lo que decir necesito

diré que mi hambre es cruenta,

que aumentaron mi apetito

las piernas de la sirvienta”

 

   El alcalde quería que llegáramos con buen tono al gran acto de la noche y por ello me nombró centinela de “Cantares”, por si se pasaba, caso que no pasó desapercibido para “Cantares y este con gracia le dijo:

 

El Alcalde me está viendo

nada bueno me barrunta,

porque cuando estoy bebiendo

el Alcalde me pregunta:

¿”Cantares”, que estas haciendo?.

 

   Luego D. Federico, me dijo: ¿Ángel, como va esa vigilancia? y yo también algo tocado le dije, levantando el vaso:

 

“ Tres veces se lo he llenado,

hasta arriba por supuesto,

y otras tres lo ha vaciado

y del cuarto que le he puesto

estás gotas le han sobrado”

 

  ¡ A la carcel los dos gritaron todos!

  ¡ Calma , señores dijo el Alcalde, que hay que triunfar en Valencia!.

 

   Y con voz de mando, continuó:

  ¡ Señor, Piñana, toque usted, paso de ataque!

 

   Y Piñana, joven entonces, pero maestro ya, desenfundó la vihuela y Morenito al cante y nosotros trovando armamos la de Dios en Cristo. Allí se pararon las comidas, los comensales aplaudiendo y para cerrar aquel imborrable acto en el recuerdo, un decimón de “Cantares”, digno de dejar constancia de el.

  

   Zarco Avellaneda, no paraba de piropear a la guapa sirvienta, yo pegado al mostrador, hacia lo propio con la ventera, una matrona metida en carnes, de las “echas palante”. Y “Cantares, se sacó del bolsillo un “Noticiero”, periódico de la época, que llevaba doblado en cuatro en el bolsillo y simulando que leía, hizo, con gracia una imitación de Samaniego:

 

“Cuentan de Zarco que un día

tan sensitivo se hallaba

que de piropos llenaba

a la que el menú servia.

¿Habrá otro, entre si, decía

tan tenorio como yo?

y cuando el rostro volvió

alló la respuesta viendo

a Ángel Roca pretendiendo

a la dueña del mesón.

 

   Paso ya directamente al libro, al libro del que tengo que hacer constar que a través de Federico Trillo, hijo, a años de distancia de aquel viaje inolvidable, el libro llegó no solo a sus compañeros del Congreso, del que él era Presidente, sino a ilustres personalidades que le visitaban. Igual ocurriría cuando  después fue ministro de defensa, que fue a parar a manos de personalidades extranjeras. Cuando ya no le quedaban ejemplares, volvía a pedirme más. . Es este un libro que debe reimprimirse y yo voy a intentarlo a través del presidente de la Universidad de Murcia, que me fue presentado, en La Unión, por su alcalde D. Francisco Bernabé y el ilustre visitante me regaló reeditado por la Universidad el primer libro de Asensio Saez, “Cuatro Esquinas”, editado por las mismas fechas que yo lo hiciera con el mió “Con la Guitarra y la pluma”.

   Estaba designado para acompañarnos de copiador de los actos, mi tocayo, Ángel Martínez, que al final no pudo venir, misión que tuve yo que realizar, además de mi propia actividad trovero-poética. Pero resulta que contando con él, el día antes, “Cantares” le había dedicado esta intencionada quintilla:

 

Ángel si a Valencia vienes

prepárate de cartera,

porque si dinero tienes

no faltará tabernera

que le de TETA a los nenes.

 

   A continuación me relató mi tocayo otra copla de “Cantares”:

   hablando del “morapio”

 

“El vino es cosa preciosa

y el compañero más fiel.

Es cierto, y no va de risa,

porque los curas en misa

no pueden pasar sin él.